La Ruta BBVA, en directo

Emisoras

Buscador de emisoras

Ir

Selecciona tu emisora

Retransmisiones en directo

La Ruta BBVA, en directo

Te contamos en directo todo lo que suceda en la Ruta BBVA con el enviado especial de la Cadena SER a Perú, Javier Bañuelos.

  • LOS MENSAJEROS INCAS, LOS CHASQUIS

    Este camino (ver foto) se llama Qhapaqñan, se trata de un 'carretera' Inca que cruzaba Perú hasta Ecuador, Bolivia, Colombia, Chile y Argentina.

    Por el transitaban los 'Chasquis', eran los mensajeros que llevaban de viva voz todos los mensajen que les daban sus reyes. Cada día corrían 30 kilómetros, una vez hecha la carrera, esperaban hasta el próximo mensaje.

  • ¿Es posible cultivar en pleno desierto?

    La respuesta es sí, el ejemplo está en El Milagro, cerca de 500 hectáreas de desierto en la península de Paracas, en Perú.

    En este terreno se ha puesto en marcha un proyecto autóctono de investigación para conseguir desarrollar cultivos que resistan al calor y a la falta de agua (su intención es poder expandirlo a otros zonas desérticas del país).

    Aunque parezca imposible, entre dunas, y en mitad de un terreno completamente árido, los dueños de esta finca  han conseguido plantar uvas (para hacer vino y sobre todo 'pisco', el licor más típico del país) y quinoa, unas semillas muy ricas en proteínas, que se están convirtiendo en el alimento del futuro porque esta planta puede crecer en cualquier superficie (a penas necesita agua y es muy resistente).

    Es evidente que la falta de agua es el principal problema para las aldeas de la zona, la sequía es el gran enemigo de los agricultores. Pero en esta finca han encontrado un aliado, un gran oasis que da servicio a todos los campos (ver foto), todos los cultivos de la zona están regados con su agua, la bomba que utilizan mueve 300 litros pos segundo.

    Los 203 expedicionarios de la ruta BBVA han conocido todas las técnicas que utilizan estos agricultores, les han explicado cómo cuidan los campos de quinoa, cómo los recogen y cómo se procesa.

    Uno de los momentos más especiales del día ha sido la marcha por el desierto, todos los chavales han desfilado por las dunas, subiendo y bajando, dibujando eses en las cuestas, siguiendo la marcha que les marcaba 'Luna' (el jefe del campamento).

    En este largo día, los ruter@s han disfrutado de una de las mejores comidas del viaje, una bufete  con la comida tradicional de la zona, alpaca, lechón, pollo y ensalada de quinoa.

    Mañana, más desierto.

  • Un emparrado en pleno desierto peruano

  • Este oasis de la Reserva Nacional Paracas permite regar todos los cultivos

  • Los ruter@s patean las dunas de la Reserva Nacional de Paracas

  • Noche de San Juan frente al Pacífico, en Yumaque

    Hasta ahora sido el momento más mágico de la aventura por Perú de la Ruta BBVA. Los ruter@s han celebrado la noche de San Juan en pleno campamento de Yumaque.

    En el centro el fuego, alrededor, formando un círculo todos los chavales, sentados en el suelo frente al mar. Escuchando a 'Luna' (Jefe del Campento) que les explica el simbolismo del fuego, el ciclo de la vida, "el fuego destruye, pero después construye. El fuego se apaga, pero después se enciende, consume la madera, pero también el tiempo".

    Junto a la hoguera, los expedicionarios están contando al resto cómo celebran esta noche tan especial en sus países, Colombia, Puerto Rico, Uruguay...

    Por supuesto, los más valientes están saltando el fuego... (Hay muchos valientes)
    por Javier Bañuelos editado por Cadena SER 6/24/2014 3:58:22 AM
  • Fogata de la hoguera de San Juan en el campamento instalado en playa Yumaque

  • Ya han comenzado los ensayos de los ruter@s para el concierto de Arequipa. Aquí están Carmen de Mérida, Antonio de Logroño, Miguel de Ceuta e Inés de Valladolid tocando el clarinete.

  • La Ruta BBVA en Perú a vista de drone, espectacular trabajo de Manu y Emilio, y por supuesto, de Iñaki pilotando. (Imágenes en el desierto de Paracas)

  • EL GRUPO 8

    Los días pasan y los grupos cada vez están más unidos. Perfeccionan sus gritos de 'guerra', Se mueven como una familia, se buscan cuando se necesitan, se ayudan cuando las cosas no van del todo bien, y sobre todo, se ríen, se ríen mucho... Aquí os presento uno de los grupos más simpáticos que me he encontrado en la ruta.

    Es el grupo 8, aquí está 'Guille' (el pobre está afónico pero es el cerebro de las letras musicales), también está Alex, es colombiano, nació allí pero hasta los cuatro años vivió en España, desde entonces su vida ha regresado a Colombia, a Bogotá (es imposible identificarle su acento).

    Son muy buena gente, y en parte también es porque todos están bajo las 'ordenes' de Miguel, un monitor (también fue rutero) que ha repetido este año como monitor porque fue el más votado los expedicionarios.

    Aquí os dejo su grito de guerra (escuchar audio)
  • Grito de guerra del grupo 8

  • LA CIUDAD PERDIDA DE CAHUACHI


    Esta es la ciudad perdida de 'Cahuachi', una yacimiento arqueológico de una riqueza histórica enorme, por su dimensión, por lo que allí se hizo y por lo que queda por descubrir.

    Los ruteros han contemplado el templo de adobe más grande del mundo, tiene una extensión de 24 kilómetros cuadrados (más grande incluso que la ciudad de Roma).

    Se fundó el 450 a.c y se mantuvo hasta el 450 d.c. Fue la capital de la cultura Nasca, un centro ceremonial formado por varias pirámides, rampas y murallas. Desde este punto partían los grupos que dibujaron las 'líneas de nazca', el gran enigma de Perú.

    Todos los expedicionarios han disfrutado de una charla del profesor Giuseppe Orefici, un arqueólogo italiano que desde los años 80 dedica toda su vida a desenterrar el pasado de la cultura Nasca. Por ahora, han descubierto 34 edificios, "pero eso representa sólo un 1% de lo que fue la ciudad de cahuachi".

    Este yacimiento sigue adelante, en parte por el gobierno italiano "que subvenciona nuestro trabajo, el resto lo aporta una fundación suiza y la municipalidad de Nasca", según nos explica Orefici.

    Lo llamativo es que el Gobierno peruano no aporta ni un solo sol (moneda peruana), no ha querido participar de este proyecto que goza del reconocimiento internacional

  • Estos son restos de momias de la cultura Nasca (400 a.c.) localizadas por el arqueólogo Giussepe Orefici, exhibidas en su museo.

    Ha sido una de las visitas más interesantes que han hecho los ruter@s porque el propio profesor Orefici ha guiado a los expedicionarios por cada uno de sus descubrimientos.

  • ‘La Tarumba’, un circo para escapar de la marginalidad

    Es un proyecto que nació hace ya 30 años en Perú, desde entonces esta escuela de jóvenes talentos recluta ilusión y aleja a los más vulnerables de la exclusión social

    Más de 5.000 niños y jóvenes han pasado por esta escuela artística, muchos de ellos proceden de las barriadas (o cerros como se les conoce en Perú), viven en chabolas, pero juegan en la calle, viven en la calle y aprenden en la calle, por eso su potencial para convertirse en ‘tarumbas’ profesionales es mucho mayor. Los jóvenes expedicionarios de la Ruta BBVA han descubierto este circo social como alternativa a la marginación.

    Le costó nacer, también crecer, pero su fuerza era imparable, pronto llegó a la adolescencia... Y ya se ha hecho adulto, ‘La Tarumba’ ha cumplido 30 años. 

    Ha pasado mucho desde que tres amigos, tres artistas callejeros decidiesen dar lo mejor de cada uno, fusionar el teatro, el circo y la música. Ese fue el origen del circo más famoso de todo Perú. 

    “No teníamos mayor capital que hacer las cosas bien, cargábamos un baúl y armábamos el espectáculo, lo hacíamos con la necesidad de darle algo a la gente“, cuenta Fernando Zevallos, uno de esos tres tarumbas.

    Su primer local lo levantaron con ramas eucalipto y con adobe, andaban de local en local, siempre prestados, hasta que por fin consiguieron tener su propia casa, su propia carpa, y lo más importante, su propia escuela, una cantera de esperanza para formar profesionales, pero también para dar una oportunidad a quienes necesitan escapar de la marginalidad.

    Cuando uno se sube al trapecio y se pone cabeza abajo, aprende a ver las cosas de otra forma, aprende a ver el mundo patas arriba, y eso ayuda a vivir de otra manera. “El circo te cambia la vida, es la forma en la que afrontas las cosas. Haciendo malabares entendí que no es bueno el que no falla, sino el que no se cansa de fallar. Y eso es una lección de vida”, nos cuenta Jonatan, profesor de La Tarumba y maestro con el diábolo.

    Esa lección de vida es la que enseñan cada día a los alumnos de esta escuela, los hay muy pequeños, desde los tres años, pero también adolescentes. Algunos pasan muchas horas porque esta escuela es su esperanza.

    “Se puede vivir del circo, solo es creerte tu sueño”, nos cuenta Cristian, solo le queda un año para graduarse como artista profesional. Este joven de Piura se paga sus estudios actuando en fiestas de adolescentes y haciendo trucos en los semáforos.  

    “Ves cómo se les dilatan las pupilas cada vez que consiguen alguno de los ejercicios, los niños crecen con cada número”, nos comenta Jonatan con una sonrisa en la cara. Son sus alumnos y esa caras son el mejor número de todos los posibles.

    La Tarumba exporta su circo social

    Pero sus ganas de contagiar ilusión no acaba aquí. Van a poner en marcha un reto más ambicioso. Durante los próximos tres años trabajarán de forma simultánea tres escuelas de circo en Lima, Santiago de Chile (Circo del Mundo) y Buenos Aires (Circo Social del Sur), el objetivo es llegar a formar a 1.500 jóvenes, un proyecto que cuenta con el apoyo estratégico de Cirque du Soleil.

    Cada año 20 chichos como Cristian tiene la oportunidad de pasar por La Tarumba, y por ahora el éxito es total, “el 90% de los jóvenes que han pasado por esta Escuela Profesional de Circo Social se dedican hoy al circo”, según sus promotores.

    No hace falta explicar por qué los creadores de este circo quisieron bautizarlo como “tarumba”, la respuesta se ve en la cara de los profesores, de los artistas, de los alumnos, es la locura de vivir, más la locura de aprender... El resultado de esa ecuación se puede ver bajo la carpa, un circo lleno de emociones, de sentimientos, pura adrenalina, con raíces muy profundas en un país marcado por la desigualdad. 

    La Tarumba acaba de estrenar su último espectáculo, Gala, una asombrosa actuación afroandina que combina la música negra con las tradiciones peruanas más arraigadas de la música criolla. El espectáculo navega entre la emoción más clásica de los saltos, los trapecios y las acrobacias, combinado con la magia de los caballos peruanos, caballos que bailan con una elegancia, que ya quisiera más de uno. 

    Todo esto con la exquisita, divertida y magnífica orquesta dirigida por Chevo Ballumbrosio.

  • Reportaje de 'La Tarumba', un circo para escapar de la marginalidad

    Cadena SEREs un proyecto que nació hace ya 30 años en Perú, desde entonces esta escuela de jóvenes talentos recluta ilusión y aleja a los más vulnerables de la exclusión social
  • Escucha el reportaje sobre La Tarumba emitido en la Cadena SER

Desarrollado por ScribbleLive Content Marketing Software Platform